sábado, 23 de julio de 2016

La magia de Marruecos




    LA MAGIA DE MARRUECOS


Efectivamente Marruecos es un país que embelesa al que lo visita.  Su magia está en todas partes: en su gente, en sus costumbres, sus medinas, sus zocos, en sus olores, sus colores, sus sabores.

Su gente

Una calle de Esaouira
Su gente por lo general es amable y servicial, te hacen la estancia agradable. Si tienes que preguntar por algo dirígete a cualquiera, te atenderá con presteza y cortesía e incluso te acompañará si necesario fuese. (Sobre todo en el norte casi todo el mundo habla castellano y, francés en todo el país) Son por lo general gente paciente y tranquila. Es costumbre en ellos estar durante horas sentados en la terraza de un café saboreando un refresco, un café o, sobre todo, un  té con hierbabuena.




Sus costumbres

Si visitas Marruecos por primera vez te sorprenderás, sobre todo porque sus costumbres difieren bastante de las europeas. En el comer, el vestir, sus costumbres y en tantas otras cosas. Bien es verdad que en las ciudades la mayoría de los marroquíes han adoptado muchas de las formas de allende el estrecho.

Cuando se saludan  dándose la mano, ésta la llevan al corazón.
Es costumbre no utilizar cubiertos para comer, aunque es verdad que muchos lo hacen sobre todo si se encuentran en lugares públicos.


Día de zoco

La vestimenta también difiere en gran medida  de la nuestra. Los hombres usan la clásica chilaba, prenda que cubre el cuerpo entero y como pantalones utilizan los zaragüelles, bastante en desuso por cierto. Se calzan la también  clásica babucha, casi siempre de color amarillo. Suelen cubrirse la cabeza, bien con un tarbouch o con un fes, más elegante.  



Babucha y fez clásicos



Un zoco típico

Las mujeres en las ciudades, años ha, se cubrían con un  jaique, prenda que consistía en una especie de sábana blanca, de espesa tela. Esta las tapaba por completo. La cara la llevaban cubierta con un pañuelo que solo dejaba ver los ojos. Hoy día  esa prenda no se utiliza en absoluto. En la actualidad se cubren con una chilaba femenina o un caftán, la chilaba lleva capucha mientras que el caftán no la lleva. Tanto la chilaba femenina y sobre todo el caftán tienen muchas versiones, algunas muy elegantes con encajes, costuras y adornos. Muchas mujeres  siguen cubriéndose el rostro y usan unos finos pañuelos para cubrir sus cabezas. No obstante muchas de ellas visten a la europea, sobre todo las más  jóvenes.

Vestimentas antiguas
Más moderna



Las jibilias (campesinas) utilizan un atuendo bastante diferente del que utilizan las mujeres de las ciudades. Lo ves en las imagenes. Se compone este de una especie de  manta  que rodea la cintura, siempre a rayas rojas y blancas. En la parte de arriba una especie de blusa casi siempre de color claro. Para protegerse del implacable sol siempre van tocadas con un sombrero de paja adornado de diferentes formas, si van, digamos en traje de faena, los pompones suelen ser negros, para ocasiones especiales, estos son de colores. 



Sombrero típico de mujer rifeña



Hoy vamos de fiesta


Sus olores colores y sabores

Es muy recomendable adentrarse en las medinas y mezclarse con el bullicio de los naturales. Sobre todo a últimas horas  de la tarde y primeras de la noche sus calles hierven de gente. Son las horas que muchos de ellos escogen para hacer sus compras pues, seguramente durante el día han estado trabajando.

Te sentirás embriagado  por los olores de las comidas que se preparan en pequeños establecimientos de restauración  que existen por doquier y que no debes dejar de probar. Te recomiendo especialmente que pruebes los auténticos pinchitos morunos.


Autentico y genuino pinchito




Si pasas cerca de una tahona percibirás el olor  del pan recién hecho. En marruecos el pan es un alimento muy importante, básico. En muchos hogares las mujeres lo amasan y luego lo llevan a una tahona donde, por un módico precio, te lo cuecen. 


Tahona típica


Pan, alimento básico



Excelentes y bien aliñadas



También te sentirás atraído cuando pases delante de un puesto de aceitunas por su variedad, su colorido, su olor y, la manera en que están apiladas. Trabajo  realizado con una paciencia y esmero  increíbles. 



aceitunas



De pronto te llegará un olor que enseguida identificarás, es la hierbabuena que  se expone amontonada  en grandes cantidades y, es que esta aromática hierba por allí se consume muchísimo. Se pone  en el té, que por cierto es la bebida nacional de este país. No dejes de probar esta deliciosa infusión, te encantará  


¿Hace un delicioso te?



Hierbabuena, imprescindible para el té

Veras innumerables establecimientos dedicados especialmente a la venta de  toda clase de especias que suelen tener, también en este caso, apiladas con una maestría increíble y de un colorido que te invitará a comprar alguna de ellas.


Especias de todos los sabores

También te llamará la atención los puestos de  verdura y fruta fresca que en la mayoría de los casos están regentados por mujeres (la mujer marroquí es muy trabajadora y abnegada) y que suelen tener apilados sobre alguna base  en el suelo.


Mujeres vendiendo verduras


y, más verdura


Encontrarás innumerables bazares en los que se vende de todo, ropa, calzado y, sobre todo artesanía. Siempre confeccionada a mano.






La pastelería marroquí es también excelente. Utilizan para elaborar sus dulces a menudo la almendra. No dejes de probar el dulce más típico de este país, la chuparquia.





En cualquier rincón de la medina o de algún barrio periférico encontrarás a una vendedora (siempre son mujeres) de quesos frescos. Siempre están hechos con leche de cabra. Mi consejo es comerlos solamente si se está seguro de que han sido testados sanitariamente.


Sus contrastes geográficos

También en esto Marruecos es un país de contrastes. En escasas horas puedes pasar de un paisaje nevado en Ifrán, a las arenas ardientes del desierto al sur del país o, encontrarte con el frescor de un palmeral con sus ramas repletas de  los más exquisitos dátiles. Podrás disfrutar de espléndidas playas en ocasiones prácticamente  vírgenes.




     










































































Breve historia reciente



Ya en 1904 Francia y España crearon zonas de influencia en Marruecos.

Laconferencia de Algeciras se celebra desde el día 16 de enero al 7 de abril del año 1.906. Reinaba en España Alfonso XII y ejercía de jefe de gobierno Don Segismundo Moret.

Participaron en esta conferencia los siguientes países: Gran Bretaña, Alemania, Austria, Bélgica, España USA, Francia, Italia, Holanda, Portugal, Rusia, Suecia y Marruecos.

Se escogió como sede Algeciras por ser esta ciudad un punto intermedio entre Rabat y Madrid.
Las potencias colonialistas, Francia y España, ejercían de facto su protectorado sobre Marruecos. La finalidad de esta conferencia era dar solución a la primera crisis marroquí que enfrentó a Francia con Alemania.  Esta crisis surgió en 1904 por un acuerdo entre las dos potencias colonialistas nombradas más arriba. Contaban con la ayuda del Reino Unido. Se trataba de delimitar las zonas de Marruecos sobre las que estas potencias ya ejercían su protectorado.

En 1.923 se estableció oficialmente el protectorado, la zona sur fue confiada a Francia, siendo su capital Rabat y la zona norte a España fijándose su capital en Tetuán. La ciudad de Tánger, al norte, en el estrecho de Gibraltar,  obtiene el privilegio de ciudad internacional por el estatuto de 1923.

Alemania pretendía crear su propio protectorado en Marruecos. La justificación era la fuerte deuda del Sultán de este país con bancos alemanes. Todo terminó el 31 de marzo de 1905 con la visita a Tánger del Kaiser Guillermo II y con el anuncio de su disposición a favor de un Marruecos independiente que, y a las pruebas me remito, no prosperó.

Marruecos recupera finalmente su independencia de Francia y de España  el dos de marzo de 1956. La ciudad internacional de Tánger se reintegró a sus verdaderos dueños el 29 de octubre de 1956 por el llamado Protocolo de Tánger.




Compras

En Marruecos, salvo en algunas importantes ciudades, no existen los grandes comercios tal y como se conocen en Europa. Bien es verdad que allí se puede comprar de todo y que el surtido de artículos es amplio. También es verdad que proliferan los bazares al estilo oriental siempre abigarrados de todo tipo de artículos en los que se puede comprar, ropa, calzado, relojes y un amplio etcétera. Lo que de verdad prima allí es la artesanía. Innumerables artículos todos ellos elaborados a mano. Cuando quieras comprar algo no te olvides de regatear, es casi obligatorio hacerlo.



Conducción



Si te gusta el riesgo y la aventura vete en coche a Marruecos. Ahora te explicaré porque te digo esto. Yo he viajado allí en múltiples ocasiones llevándome mi coche. Suelo ir a Tánger, ciudad en la que nací hace ya muchos años, cuando era  zona internacional. Siempre me muevo por la ciudad y pueblos más o menos cercanos. Últimamente no me lo llevo y, la verdad es que nunca me ocurrió nada. Ahora bien, tengo noticias de conocidos y no tanto, que han tenido muchos contratiempos. Si tienes la mala suerte de tener un accidente o, de atropellar a alguien, tendrás muchos problemas, es pensando en esto por lo que yo decidí en su día no arriesgar.

En las ciudades la circulación es caótica. Se conduce de forma agresiva. En muchas ocasiones no se respetan las señales de tráfico, los semáforos e incluso los pasos de cebra. Bien es verdad que el peatón cruza por donde le parece. Si tú has de atravesar una calle, aunque lo hagas por el sitio correcto, tienes que tener mucho cuidado. También se circula a mucha velocidad. Los taxis en ocasiones van sobrecargados, no se utiliza el cinturón de seguridad o simplemente no lo tienen.

En carretera: bien es verdad que en este aspecto y, en los últimos años, Marruecos ha avanzado mucho. Actualmente cuenta con 1.400 km. de autopistas que unen a las más importantes ciudades, algunas de pago y otras no. Su red viaria, excluyendo las 1.400 km. de autopistas, cuenta con 65.000 km. de carreteras no siempre en óptimo estado. Tanto en autopistas como en carreteras hay que tomar muchas precauciones sobre todo si viajas de noche. Por los arcenes pueden circular, o cruzarse, personas, animales, bicicletas en ocasiones sin ningún tipo de iluminación. En carreteras muy estrechas te pueden adelantar tanto potentes vehículos  como camiones cargados de forma increíble.
Existen en este país bastantes controles en las carreteras y no siempre para controlar el tráfico. Para esta cuestión la policía tiene un sexto sentido y a veces calculan la velocidad a ojo de buen cubero. Existen bastantes radares móviles y, ojo, si la velocidad está limitada a 60 km./hora y vas a 61, te cascan la multa.

En las grandes ciudades hay concesionarios de casi todas las marcas de vehículos y  en cualquier lugar vas a encontrar talleres de reparación y buenos mecánicos.  Por último decir que el marroquí es gente servicial y que si sufres alguna avería siempre encontrarás a alguien dispuesto a ayudarte. El número de  teléfono de la policía es el 190.

Si después de todo lo que te he contado decides visitar este interesante país llevando tu propio vehículo has de tener muy en cuenta la documentación que has  de llevar: Seguro internacional (carta verde) Si el vehículo no está a tu nombre una autorización del propietario. El carnet de conducir internacional, aunque con el carnet de conducir español, siempre que la estancia no sea muy larga, no necesitarás más. 





Litoral

Marruecos esta bañado por el mar mediterráneo al norte y el océano atlántico al oeste. La extensión total de sus costas es de 3.500 km. De estos 3.500 km., 3.000 corresponden al litoral Atlántico y 500 al Mediterráneo. Cuenta con magníficas playas,  algunas de ella son prácticamente vírgenes. 



















Moneda







La moneda marroquí es el dírham. Como cualquier otra moneda su valor fluctúa. Te recomiendo, para estar al día del precio de  esta o de cualquier otra moneda consultes este enlace.

Como todo el mundo sabe las devisas se pueden cambiar en un banco antes de emprender el viaje. A mí la experiencia me ha enseñado que cambiar allí,  en cualquier agencia es mas  sale más favorable. Por otro lado en Marruecos estarán encantados de cogerte los euros, claro que a ti no te interesa porque siempre harán el cambio a su favor. ¿Qué es lo que yo hago? Pues, que el taxis que he de tomar en el puerto o aeropuerto lo pago en euros y luego ya cambio.


También decirte que puedes utilizar las tarjetas de crédito, tanto para sacar dinero de un cajero como para  pagar en múltiples establecimientos.







Ramadán  



El Ramadán, mes Santo en los países en que la religión Mahometana es la oficial,  es seguramente la fiesta más importante del calendario musulmán. Durante un mes y, durante las horas diurnas, los practicantes de esta religión han de abstenerse de comer, beber, fumar y mantener relaciones sexuales. Están exentos los enfermos, niños y mujeres embarazadas. Además de ayunar los creyentes deben de abstenerse de tener malos pensamientos, ejercer malos actos y decir palabras malsonantes. 

Durante el día la vida queda prácticamente paralizada. La mayoría de los comercios permanecen cerrados. Los trabajos se ralentizan o bien la gente se queda tranquilamente  en sus casas con el fin de gastar la menor energía posible. Por la tarde suelen salir a hacer sus compras, sobre todo de aquello que van a preparar para romper el ayuno. La comida más consumida en ese momento es la típica sopa llamada harira, sopa muy nutritiva por otro lado. También se consumen en grandes cantidades el dulce quizás más típico de país, la chuparquía y, como no, los nutritivos dátiles. Por doquier se montan tenderetes en los que se venden estos manjares.

A la hora en que se pone el sol y desde los minaretes de las Mezquitas se anuncia que es la hora de romper el ayuno. Al mismo tiempo se anuncia con una salva de cañón.

Después de haber repuesto fuerza,  las calles, cafeterías y cafés se llenan de gente que permanecen hasta altas horas de la noche.

No hay ningún problema para viajar a Marruecos en estas fechas. Ahora bien, hay que asumir que es una época algo especial. Por lo general los restaurantes permanecen cerrados, eso sí en los hoteles te servirán de  comer y beber. Por respeto debemos abstenernos de  hacerlo  a la vista de los naturales o en lugares públicos. 




Religión



La religión Islámica es  mayoritaria en Marruecos, 98,3%. La constitución marroquí contempla la aceptación de cualquier otro credo o religión. Los Judíos representan el 1%,   y los  Cristianos el 0,6% Según estadísticas del año 2000 el resto de religiones representaban el 1,8%. El Rey es la máxima autoridad religiosa Islámica, como comendador de todos los creyentes. 

La religión musulmana se asienta en cinco pilares: la chahada o profesión de fe, la oración, el ayuno, la limosna y la peregrinación a la Meca.



Lema: Allāh, al-Watan, al-Malik
(Árabe: «Dios, Patria, Rey»)                     Simbolos
(Bereber: «Yakuc, Tamurt, Agellid»)

Himno: النشيد الشريف
Himno jerifiano




La bandera







El rojo del fondo simboliza a los descendientes de Mahoma. 

La estrella es el sello de Salomón (símbolo de la vida, la salud y la sabiduría) 

La estrella es verde porque es el color tradicional del Islam.

Himno nacional: El Himno nacional marroquí es el Himno jerifiano, escrito por Ali Squalli Houssaini y cuya música se compuso por Léo Morgan. Este himno nacional de Marruecos se compuso cuando su independencia en 1956.







El escudo











Fue adoptado en 1957
Lema: << Si tú glorificas a Dios, él te glorificará a ti >>


 


Superficie




La superficie total del país es de 710.850 Km2

Según otras fuentes la superficie es de 450.000 Km2. ( Esa gran  diferencia seguramente es  debida a si la estimación se hizo antes o después de la anexión del Sahara) 







Transporte público




Como en cualquier otro país, en Marruecos existen todo tipo de transporte público, el avión, el tren, los autobuses y autocares y los taxis.

El avión: la compañía aérea marroquí mas importante es la Royal Air Maroc, que según la opinión de los usuarios funciona igual que cualquier otra, unos hablan bien, otros regular y algunos mal.

El tren: las siglas de la compañía ferroviaria marroquí de trenes son ONCF. Después de leer diversas opiniones de gente que ha viajado en tren por Marruecos, llego a la conclusión de que viajar en este medio de transporte en este país es aceptable sin llegar a la excelencia de la que disfrutamos en Europa,

Autobuses y autocares: los autobuses y autocares tanto urbanos como interurbanos en ocasiones dejan mucho que desear. La principal compañía de autobuses interurbanos es la CTM. En algunas ciudades opera la compañía española  de transporte de viajeros ALSA. Es  de lo mejor que rueda por este país.  Sin embargo existen flotas de autocares de turismo bastante nuevos y que se encuentran en muy buenas condiciones.

Tranvías: las ciudades de Casablanca y Rabat cuentan con líneas de tranvías.


El taxi: de los taxis de Marruecos puedo opinar con más propiedad pues, los he utilizado en múltiples ocasiones. Existen allí dos tipos de taxis los, digamos normales, y los “petit taxi”, (chicotax). Estos últimos fueron explotados por primera vez en Tánger, allá por los años 50 del pasado siglo, por una empresa española, los hermanos Mesa. Suelen ser, todos los taxis, vehículos vetustos y en muy malas condiciones. No suelen llevar contador, por lo que el precio de la carrera ha de ser negociado antes de subirse en él. Los petit taxi son vehículos más pequeños y alguno de ellos sí que lleva contador. Sólo admiten a tres pasajeros y, esto sí que es innegociable, seguramente por imperativo legal. Son muy baratos comparando su precio con los de Europa.







                            

Huso horario




Marruecos se rige por la zona horaria del meridiano de Greenwich y nunca cambian la hora como ocurre en Europa. Por consiguiente, en el horario de invierno allí tienen una hora menos que nosotros, mientras que en el de verano la diferencia con España es de dos horas.



Webs que pueden interesarte


Datos macro.
Marruecos en cifras.
Fotografías, viajes, consejos...
Interesante.https://es.wikipedia.org/wiki/Marruecos
Protectorados.