Fez

FEZ

Breve historia
Esta ciudad fue fundada en la margen izquierda del rio Fez en el año 789 por Idrís,  fundador también de la dinastía de los  Idrisies y descendiente del Profeta. En 810, Idrís II fijó su residencia en esta ciudad convirtiéndola por tanto en la capital de su reino.

Una revuelta que se produjo en la ciudad de Córdoba, España, en el año 818, a la sazón ocupada por los árabes, propició que muchos cordobeses emigraran a Fez. Otra rebelión en Tunez, concretamente en Kairuá, en el año 824 hizo incrementarse el número de árabes que escogieron a esta ciudad para asentarse en ella. De esta forma los árabes prevalecieron en detrimento de los bereberes. Fue con motivo de la llegada de los emigrantes árabes que los dos principales barrios de la ciudad recibieron los nombres de: Adwat al-Qarawiyyin y Adwat al-Andalus A partir de entonces la región fue llamada Hispania Nova.




Marrakech fue creciendo en importancia en detrimento de Fez aunque las dinastías Almohades y Almóravides siguieron apostando por ella. Fue durante esta época cuando las dos zonas que la componían se unieron tras la misma muralla.

Fernando II en 1250 ayudó a la dinastía de los Benimerines a conquistar Fez convirtiéndola de nuevo en la capital del sultanato en detrimento de Marrakech.

Esta ciudad estuvo poblada por musulmanes de todo el norte de África, Oriente Medio y judíos. Estos tenían su propio barrio, el Mellah.

Fez se convirtió en el centro cultural y religioso de Marruecos donde musulmanes y cristianos de toda Europa realizaron sus estudios.

En 1233 se fundó aquí una diócesis católica, de la que se perdió la pista y por consiguiente, aunque constan tres Obispos hasta el año 1578, se ignora hasta cuando estuvo en funcionamiento.

Hay constancia de que Fez fue el centro del reino de Fez y posiblemente llegase a ser la mayor ciudad del mundo entre 1170 y 1180.

En 1472 Fez se convirtió en la capital del reino Watásida.

Una vez más, gran cantidad de musulmanes y judíos emigraron a Fez al ser tomada Granada en 1492 por los Reyes Católicos. Por el edicto de Granada se tomó la decisión de expulsar a los judíos de los reinos gobernados por los reyes Católicos. Al llegar a la ciudad tal cantidad de judíos las autoridades del momento toman la decisión de crear Fez la Nueva y en ella un Mellah para acogerlos, al que nombraron Fez la Vieja.

1522: la ciudad es sacudida por un devastador terremoto. Quedó reconstruida unos años después.
Fue en 1544 cuando los Saaditas conquistan Fez. Hicieron de nuevo de Marrakech la capital, abandonando a aquella y dejándola sumida en la anarquía.

Ya en la edad moderna y a finales del siglo XVII, el Sultán de Marruecos, Mulay Ismail, de la dinastía Alauita, hace de Mequinez la nueva capital del reino e instala en Fez al clan de los Udaia en premio por haberle ayudado a conquistar el poder. A la muerte de Mulay Ismail, hecho acaecido en 1727, los Udaias se revelan, siendo expulsados y volviendo Fez a convertirse una vez más en la capital.

Fez como se ha podido comprobar fue capital del reino en varias época de su turbulenta historia.

Ya en la edad moderna y debido a la ocupación colonial francesa de todo el sur del país,  acaecida en 1912,  esta potencia escoge como capital a la ciudad de Rabat. En 1956 Marruecos alcanza su independencia y Rabat sigue siendo aun en nuestros días la capital del reino.

El mismo año de la independencia y debido a los amotinamientos de la población árabe se produjo el éxodo casi completo de los habitantes judíos.

Fue bajo el dominio de la potencia colonial francesa que se construyó la parte moderna de Fez, la que se conoció como la Ville Nouvelle (ciudad nueva) y que en la actualidad es el centro comercial de la ciudad.


Situación

Sus coordenadas son: 34º 02´39´´ N 5º 00´07´´ O

Se encuentra esta ciudad prácticamente equidistante del océano Atlántico al oeste y la frontera con Argelia al este, en la parte norte del país y a la altura del paralelo 34. 


La separan de Rabat, la capital del reino 206 Km.

Teléfonos de interés:

Policía: 19

Ambulancia: 15

Prefijo de Marruecos: 212



Habitantes
Su población se estima en casi 2.000.000 de habitantes


Como es

Fez es una de las cuatro ciudades imperiales del reino de Marruecos junto con Marrakech, Mequinez y Rabat. Durante un tiempo se la llamó Hispania Nova. Es la tercera ciudad de Marruecos después de Rabat y Casablanca. Está considerada como el centro cultural y religioso del país y es por ello que acoge a numerosos estudiantes y estudiosos de todo Marruecos.

Su medina, sin lugar a dudas la más grande, intrincada, caótica, y laberíntica, fue considerada por la Unesco en el año de 1981 como patrimonio de la Humanidad.




Puerta azul











Interior de la universidad Karawiyyin


















La universidad más antigua del mundo no es Salamanca, Oxford o La Sorbona no, la universidad más antigua es precisamente la de Karawiyyin en Fez. En ella musulmanes y cristianos de toda Europa realizaron sus estudios.













Fez está dividida en tres zonas bien diferenciadas, a saber: Fez el-Bali, que es la medina antigua. Fez el-Jdid, la nueva medina y por último la Ville Nouvelle, mandada a construir por el General Liautey cuando Francia ocupó el sur de Marruecos.





Fez el-Bali: Se trata de la medina más antigua de la ciudad, data del siglo VIII. Aquí encontraremos sin lugar a duda todo aquello que tiene más interés.

Siglos más tarde se fundó Fez el-Jadid. Fue fundada esta medina por los Merinies a finales del siglo XII. Dieron en llamarla la ciudad blanca (El Medinet el-beida) Dentro de esta zona encontramos el palacio real y también el Mellah o barrio judío. A destacar en este barrio los balcones de indudable corte andaluz.





Palacio real


Por último existe la zona más lujosa de la ciudad, la Ville Nouvelle, que como ya se ha dicho fue creada por el gobierno francés en el siglo XX y que acogía a las familias pudientes en la época colonial.

Cerca de las medinas y en las colinas que las circundan se han creado barrios populares en los que se hacinan las clases más desfavorecidas. 















Dicho esto señalar el barrio andaluz. Sin duda el precursor de la ciudad. Este barrio fue levantado por los emigrantes huidos de España, Esto ocurría a principio del siglo IX.













Cubas de encurtir
Fez es seguramente la primera en el encurtido de pieles, sobre todo de cabra, y en la elaboración de objetos fabricados con ellas. Uno de los lugares a visitar en la medina el-Bali es precisamente el lugar en el que se trabaja el encurtido de pieles. Bien es verdad que el olor que allí se padece es prácticamente insoportable. Es por ello que antes de penetrar en este lugar el guía que te acompaña reparte entre sus clientes manojos de hierba buena para que el buen olor de esta palie en algo el desagradable de aquel lugar. Otro dato curioso es que, al ser tan laberínticas caóticas y enrevesadas las calles de la medina, el guía coloca en la cola del grupo a un chico para que cuide que nadie quede rezagado y pudiera perderse. 

Turismo
El clima de Fez es un clima continental con grandes fluctuaciones entre las distintas estaciones del año. Los veranos suelen ser extremadamente cálidos y por el contrario los inviernos suelen ser fríos. En consecuencia, la recomendación es desplazarse a Fez en primavera y si acaso otoño. Su temperatura máxima media es de 24,1 ºC y su temperatura mínima media de 10,8 ºC (Fuente: Hong Kong Observatory)


Como ya se ha señalado más arriba la medina más interesante de visitar, sobre todo por un europeo es la de Fez el-Bali. En esta medina, declarada patrimonio de la humanidad, por la Unesco en 1981, encontrarás lo más profundo de la cultura de esta maravillosa ciudad e incluso del país. Podrá sorprenderte, por ejemplo, un pequeño local destartalado en el que campea un rotulo que diga “Agencia inmobiliaria” y luzca en una pared colgadas llaves de aquellas grandes y antiguas y mohosas. Verás otro local en el que se vendan pollos. Cuando el cliente pide uno el dependiente lo sacará de debajo del mostrados, vivo, lo sacrificará y desplumará allí mismo. Más fresco imposible. Algunos oficios que en el primer mundo están ya olvidados aquí se siguen practicando: tejedores, alfareros, repujado en cuero, orfebres talladores de madera. Verás a los artesanos trabajar en los antiguos telares o cosiendo prendas como chilabas, tanto masculinas como femeninas, así como el clásico kaftán, moderna prenda femenina. Tendrás que andar listo pues la circulación de motocarros y borricos suele ser muy numerosa y caótica, Irás de seguro con un guía. Este te llevará a alguno de los patios donde se curten las pieles. Allí quedarás fascinado por ver algo que seguramente no habías soñado ver en tu vida y sobre todo por la dureza del trabajo que los curtidores desarrollan. También te llevará a visitar un bazar en el que el dependiente intentará convencerte por todos los medios de que le compres alguno de los miles de artículos que allí se exponen. Sobre lo que más insistirá será sin duda en las alfombras. 


También existen en la medina verdaderas obras de arte como pueden ser la Mezquita Al Karouine, la madraza Bou Inania o el mausoleo de Mulay Idrís. 



Si sales de la medina de la que te he hablado y te adentras en la zona más moderna te maravillarás al contemplar las puertas de bronce del Palacio Real que, por cierto te quedarás en esto pues, el mismo no es visitable. Muy a menudo está ocupado por el monarca.



Recorrerás el Mellah o barrio judío donde destacan el herraje de los balcones de estilo netamente andaluz. 






De pronto te verás sorprendido por el canto del almuédano llamando a la oración. Este canto se repite cinco veces al día, son las veces que el Corán obliga a los creyentes a rezar. Te envolverá agradablemente pues la llamada al rezo se produce desde el alminar de cada mezquita.


También en Fez puedes reencontrarte con lo moderno o más parecido a lo europeo. Para ello habrás de desplazarte a la Nouvelle Ville o zona francesa.



Cada año desde 1994 y a principios del mes de junio se celebra en Fez el Festival de Música Sacra. La intención de sus fundadores, Mohammed Kabbaj y Faouzi Skali, fue unir voluntades y fomentar la concordia entre los pueblos.